Una guía para principiantes sobre los granos de cerveza

Los granos forman la base de la cerveza, pero hay bastantes tipos entre los que puedes elegir. ¿Qué grano es el adecuado para tu cerveza? Ir solo aquí puede ser un proceso confuso. El tipo de grano que utilice contribuirá en gran medida a su cerveza terminada, desde el color final hasta la gravedad específica. Es importante que tome la decisión correcta sobre los granos, así que aquí hay información útil para comenzar.

Entendiendo los Tipos de Granos Básicos

Los tipos de granos, o maltas, forman la base de la cerveza. Antes de saltar directamente a la inmensa variedad de maltas especiales que existen, en realidad es mejor comenzar con lo básico. Hay varios tipos generales de granos disponibles para la elaboración de cerveza y cada uno se presta a una gama diferente de tipos de cerveza.

Maltas base

Las maltas base son exactamente como suenan. Estos forman la base de su cerveza y proporcionan la mayor parte del azúcar con el que prosperará su levadura. Las maltas base tienden a ser pálidas y no agregan mucho en cuanto a sabor o aroma, aunque encontrará un puñado de estas maltas que tienen un impacto aquí.

Granos Especiales

Además de su malta base, deberá agregar algunos granos especiales a su cerveza. Estos granos serán los responsables del color y el sabor general de la cerveza. Los encontrará etiquetados como «malta chocolate», «malta caramelo» o «malta cristal», así como «malta negra». Cuanto más los use, más robusta y sabrosa será su cerveza terminada. Sin embargo, exagerar puede causar algunas consecuencias imprevistas, por lo que es mejor comenzar poco a poco y avanzar hasta concentraciones más altas lote por lote.

Uso de maltas en su elaboración

Debido a que existen tantos tipos de granos (maltas), puede ser un lugar confuso para los nuevos cerveceros. La mejor opción para los recién llegados es encontrar un par de recetas que suenen atractivas y prepararlas exactamente como se describe, usando la malta especificada. Puede comenzar a experimentar y cambiar cosas cuando tenga una comprensión firme de cómo funcionan esas recetas (y cómo deberían saber).

Al asegurarse de saber cómo se supone que debe resultar una receta, podrá medir sus propios resultados con diferentes granos especiales en el proceso de elaboración. Solo recuerda que la experimentación es la mitad de la diversión de preparar cerveza en casa.

Poto Cerveza,

Dustin Canestorp

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario