reduccion de estomago ya nuca puedes tomar cerveza ni cocacola

A absolutamente nadie se le escapa que tomar alcohol es amenazante para la salud, pero es la sustancia socialmente mejor admitida. Aun ciertos afirmarían que es que se requiere para una adecuada integración popular. Esta es la justificación por la que semeja que el consumo de alcohol se ve con mejores ojos: no solo nos asiste a socializar, sino nos desinhibe, es relajante, y nos asiste a reposar. Todas y cada una estas y considerablemente más van a ser causas por las que justifiquemos la bebida. Además de esto, ahora entendemos que tomar una copa de vino tinto en las comidas pertenece a la dieta mediterránea, ¿no?

Bien, ya que es requisito puntualizar bastante estos puntos. Tomar alcohol no se aconseja bajo concepto alguno. Una cosa son las prácticas y la civilización gastronómica y otra la salud. No es requisito combinar los conceptos, ya que una copa de vino tinto en la comida puede posibilitarse a un cardiópata bajo ciertas situaciones, esta no es una recomendación general.

Descubrimientos sobre cirugía bariátrica y el alcohol

Según con una investigación de investigación anunciado en el Journal of American Society for Metabolic and Bariatric Surgery en 2017, los pacientes que se someten a cirugía bariano tienen mayor peligro de perder control en el consumo de alcohol. Tras valorar cerca de 1,500 personas durante siete años, los especialistas descubrieron un mayor consumo de alcohol. Al término del estudio, cerca de 16% de los pacientes reafirmaron que consumen bebidas alcohólicas cuando menos un par de veces a la semana, pero solo 6% mencionó que había estado tomando esa cantidad antes de someterse a cirugía. En el momento en que se habla del vínculo entre la cirugía bariátrica y el alcohol, tener conciencia es clave. Nuestro aparato se enfoca de manera esencial en la educación del tolerante para reducir el peligro de que caiga en patrones poco saludables con relación al consumo de alcohol.

La cirugía bariátrica puede ocasionar oscilaciones hormonales que afectan al consumo de alcohol. Asimismo puede modificar los mecanismos genéticos en el cerebro. Como resultado, bastante gente se vuelven mucho más sensibles al alcohol tras una cirugía bariátrica. Otra teoría recomienda que se tienen la posibilidad de enseñar modificaciones en la farmacocinética del alcohol tras la cirugía bariátrica. Una investigación anunciado en el 2015 evaluó los efectos del alcohol en cinco voluntarios. Todos y cada uno de los competidores se habían efectuado el bypass gástrico Roux-en-Y (RYGB), en los últimos 4 años. Cada voluntario tomó un destornillador, una bebida alcohólica consistente en medio vaso de jugo de naranja y medio vaso de vodka, con el estómago vacío. Un catéter recogió la sangre para su análisis. Todos y cada uno de los voluntarios alcanzaron un nivel muy sobre el límite legal de alcohol en sangre en cuestión de diez minutos, considerablemente más veloz de lo generalmente aguardado. Este estudio asimismo sugirió que el alcohol puede mantenerse en el cuerpo mucho más de lo común tras la cirugía bariátrica. Esta anormalidad en los efectos de pequeñas dosis de alcohol puede deberse a un incremento en la aptitud de absorción de los intestinos de los pacientes tras la cirugía bariátrica.

Deja un comentario