D&D y juegos de miniaturas con cerveza

Dragones y Mazmorras es un juego de mesa al que puede jugar una persona o un grupo de personas. Las reglas son sencillas, pero la jugabilidad puede ser compleja. La idea básica de Dragones y Mazmorras es que los jugadores crean personajes que se adentran en un mundo de fantasía.

Una de las formas más populares de jugar a Dragones y Mazmorras es con miniaturas. Las miniaturas son pequeños modelos de personajes, monstruos y criaturas que pueden utilizarse en lugar de fichas o dados para representar a cada personaje en el juego. Vienen en todas las formas, tamaños, colores e incluso materiales como el metal o el plástico.

Si eres nuevo en D&D o en los juegos de miniaturas, aquí tienes algunos consejos para usarlas con la cerveza:

Utiliza los vasos de pinta como tazas para medir líquidos como el agua, el vino o la cerveza.

Haz que cada jugador traiga un tipo diferente de cerveza de su cervecería o tienda favorita para que todos tengan algo nuevo que probar. Si no quieres proporcionar alcohol a tus amigos (o si son menores de edad), considera la posibilidad de proporcionar bebidas no alcohólicas como refrescos.

Asegúrate de que todo el mundo sabe cuánto daño hacen sus ataques antes de tirar los dados, para que no haya sorpresas cuando alguien saque un daño bajo en comparación con lo que pensaba que haría.

 

No te preocupes tanto por las reglas, inventa reglas más divertidas que las del libro.

Una de las cosas que más me gustan de D&D es que no hay reglas rígidas. Los diseñadores lo hicieron para que los jugadores pudieran usar su imaginación e inventar las reglas que necesitaran para que el juego fuera divertido.

La Guía del Dungeon Master (DMG) da algunas pautas para crear tus propias reglas, pero realmente son sólo pautas, no reglas. La DMG incluso dice que «el DM tiene derecho a cambiar cualquier regla, incluyendo éstas», lo que me hace preguntarme por qué se molestaron en escribirlas.

Entonces, ¿qué haces cuando quieres crear tus propias reglas? He aquí algunas sugerencias:

No te preocupes tanto por las reglas, inventa reglas que sean más divertidas que las del libro. Si no te gusta algo de las habilidades de tu personaje o de las elecciones de clase, ¡cámbialas! Estás jugando a este juego porque es divertido, no porque siga un conjunto de reglas rígidas creadas por alguien que ni siquiera está presente en la mayoría de tus sesiones de juego.

Si tienes problemas para encontrar buenas ideas para los cambios, intenta hablar con otros jugadores sobre lo que haría que sus personajes fueran más atractivos o interesantes de jugar. O pregúntales qué partes de la creación del personaje les parecen complicadas o confusas.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario